EL ETARRA Y EL TREN DE LA BRUJA

MERLUZO: 1.m. coloq. Hombre bobo, tonto.

¡Qué poco imaginativos, por favor! Se ve que el estar tanto tiempo ilegalizados seca las meninges. Hacerse una foto con un terrorista es muy poco glamouroso. Es como si visitas Whitechapel ( Londres) y te retratas con una silueta de Jack el Destripador; o como si vas a las fiestas patronales de Milwaukee ( desconozco su santo patrón ) y te haces con una foto con Jeffrey Lionel Dahmer, más conocido como  “El carnicero de Milwaukee”.

Desde esta líneas queremos dar ideas a todos los alcaldes “abertzales”, en especial al de San Sebastián y su Semana Grande, para que celebren las fiestas locales de acuerdo con su ideología.

El tren de la bruja etarra.

Los niños de hoy no se asustan de una bruja con escoba. Probablemente, salten del tren, apalicen a la bruja y le roben lo que lleve en el bolso. Por ello, proponemos poner un encapuchado etarra con una buena coleción de cócteles molotov. Qué momento más entrañable recordar aquella época en la que se quemaban trenes y autobuses, en ocasiones, con la gente dentro.

Autos de choque lapa.

Con tanto control de alcoholemia, tanto radar y tanto límite de velocidad; quién va a desahogarse con unos cochecitos dándose inocentes choques. Proponemos que uno de los autos sea equipado con una pequeña bomba lapa (sin pasarse) y que al poner en marcha el auto, su conductor y acompañante se chamuscasen un poco. Qué jolgorio en el pueblo, qué risa para el concejal de cultura.

La noria revolucionaria.

Estamos en crisis-recesión y organizar las fiestas es muy caro. Con nuestra propuesta el alcalde “abertzale”, no sólo no gastará un euro, si no que le sobrará para dietas y desplazamientos a todas las manifestaciones a las que acude con asiduidad.

El método es poner una noria en la que se cobre el chantaje terrorista, también conocido como “impuesto revolucionario”. El secreto no es cobrar la entrada a la noria, si no a los que se suban amenzarles con “o pagas o esta noria va a dar más vueltas que un preso etarra por las cárceles españolas”. El tremendo malestar y el ver como el que maneja la noria también amenaza a tu familia, llevará a que los viajeros paguen antes de echar los higadillos.

Esperemos que estas propuestas sean tenidas en cuenta por los alcaldes “abertzales”. Hasta nunca. Agur.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s