SENDAS TENTADORAS POR GUIPÚZCOA

En una época de globalización, crisis para todos, de viajes “low cost”, alta incomodidad a precios reducidos, propongo un recorrido por la provincia más pequeña de España. Si eres nacionalista vasco borra esta frase de tu mente y piensa que has leído : “propongo un viaje por la provincia más pequeña del Estado” ; si eres de otro planeta o de cortas entendederas geográficas, ésto es lo que has leído : “propongo un periplo por la provincia más pequeña del Estado español sita en la Peninsula Ibérica, Planeta Tierra, Sistema Solar”.

dolmen

Dolmen Arribirilleta.
Foto: Angi Gomal

Me proponía hacer una descripción de Guipúzcoa en la actualidad, pero, tras una breve reflexión, más o menos lo que tarda el gobierno en recortarnos un nuevo derecho,decidí escudriñar en lo que autores más doctos y con más tiempo para cavilar  escribieron de esta esquina peninsular.

En el siglo XIX, Francisco de Paula y Madrazo describe el País Vasco de esta elogiosa manera : “…y á la verdad que esta predileccion por el pais vasco está altamente justificada, porque un pais cuya temperatura es tan suave y su clima tan benigno, como dulce y bondadoso es el génio y el carácter de sus habitantes, merece bien ese favor de que goza sin rivales, y conquistada tiene conjuntos titulos de general simpatía…Pueblo estremadamente morigerado y sóbrio, que en medio de la corrupcion del siglo en que vivimos y formando parte de esta nacion tan trabajada por la inmoralidad y por la sed de goces materiales, permanece fiel á los hábitos de laboriosidad y de virtud que le transmitieron sus mayores y se formará una idea cabal de todo lo que tiene de simpático y agradable las provincias Vascongadas…”

Don Francisco no escatima alabanzas y continua así: “…ese espíritu de mútua proteccion que anima á todos lo que han nacido entre aquellas pintorescas montañas y que los hace mirarse como hermanos; ese génio alegre sin degenerar en bullicioso; ese caracter franco esa generosa hospitalidad que dispensan llenos de gozo al que por primera vez pisa los umbrales de su casa…”

El pobre Don Francisco se horrorizaría al saber que la corrupción ha llegado a todos los rincones y que la virtud y la moderación se perdieron como los buenos modales y los miriñaques.

Pero a nosotros, como caminantes, nos interesa más la descripción geográfica de tan entrañable viajero decimonónico:

“..Nada mas sorprendente y agradable para el viagero, despues de haber atravesado las asperezas de Somosierra y el imponente desfiladero de Pancorvo, que la serie de bellísimos y variados cuadros que ofrece á sus ojos la provincia de Guipúzcoa, sus amenos valles, sus lindos caseríos, sus ermitas en las cimas de las montañas, sus tortuoso ríos y sus fresquísimas fuentes; y como si la naturaleza de ese pais estuviera en armonia con el carácter de sus habitantes, es de notar, y esto esplica perfectamente los rasgos que distiguen á  unos pueblos de otros, que mientras las desgreñadas ninfas de Somosierra exigen con escasa cortesia, nada menos que uno y á veces dos reales por un vaso de agua turbia con que brindan al viagero, en Salinas de Leniz, primer pueblo de Guipúzcoa, un coro de muchachas limpias y agraciadas se disputan el placer, pues tal lo consideran  ellas, de ofrecer generosamente á los viageros vasos de agua cristalina con sus indispensables azucarillos…”

fuente

Fresquísima fuente de Mandi Iturri Urkiazelay.
Foto: Angi Gomal

En 1886 Don Alfredo de Laffite nos regala una loa a la tierra guipuzcoana: “…Exuberante vegetación, accidentado terreno, variedad incalculable de panoramas, tonos poéticos, hermosura, fantasía, bondad en el clima y sentimiento en el alma…”.

punta algorri

Bravo e indómito: mar Cantábrico.
Foto: Angi Gomal

Otro sabio del siglo XIX, Don Fernando Fulgosio,  también dejó escritas palabras sobre el solar guipuzcoano: ” …además, fuerza es confesar que la tierra vascongada y especialmente Guipúzcoa, lleva notable ventaja á todas las demás provincias de nuestra costa boreal. Halla el viajero, desde los montes de Arlaban y de las Amézcoas hasta la raya de Francia, tal aspecto de modesto bienestar en las viviendas, de paz y unión entre los moradores, que no puede menos de de bendecir el feliz estado social de Guipúzcoa…”

El señor Fulgosio despide su crónica sobre  “Guipúzcoa, joya inestimable de la augusta diadema de Castilla”, con sumo pesar: “…si con pena hemos ido abreviando cuanto era posible la descripcion de Guipúzcoa, con dolor llegamos á su fin, despidiéndonos, por ahora, con verdadero desconsuelo, de uno de los pueblos más pequeños por el número, y al propio tiempo mas grandes y generosos de la tierra.”

¡Qué sola, tierra, sin nosotros!
Es posible que sea el alma,
vagabunda por tu ladera,
la que se sienta solitaria.
Hoy es mi pie el que te recorre.
Paso a paso te desencanta.
José Hierro, “Mañana primera”

Éste es un cuaderno de bitácora de senderismo por Guipúzcoa, pero más que recorridos señalizados,  debemos buscar nuestro propio camino, una senda interior marcada por nuestra alma  y que se convierta en una vereda de perfección.

Efigemio Evohé, caminante adusto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s