DE COWBOY A TRAPENSE

La lectura pétrea que traemos en esta ocasión es una biografía de John Green Hanning, el rudo vaquero que se convirtió en un pío trapense. Es un libro publicado en 1971 por Studium ediciones.

El título de la obra es “De cowboy a trapense, o el hombre que ajustó cuentas con Dios” y está escrito por el trapense M. Raymond en 1940.

El propósito del libro es el siguiente: “con los dos pies que tenéis en este momento, sea cual sea su estado, podéis llegar hasta Dios”. Nosotros, como caminantes, tenemos los pies fatigados, pero íntegros, no como algunos himalayistas. El autor cree que los europeos pensamos que los americanos no pueden ser católicos decentes, y mucho menos verdaderos comtemplativos. A mí, por la parte europea que me toca, parece haberme leído el pensamiento, porque ésta era una de mis creencias más firmes respecto a los americanos.

John Green Hanning  nace en 1849 en Kentucky, cerca del pueblo de Owensboro concretamente. Por si alguien no lo sabía, los de Kentucky siempre han sido conocidos por su mal genio.

El pequeño John, Johny para los amigos, tenía un mal genio de la leche, “dentro de su alma dormitaban fuegos volcánicos”. Siempre estaba dispuesto a ajustar las cuentas con quien le desafiase.

Su padre poseía una plantación de tabaco. El bueno de Johny, tras una de sus peleas con su padre, decide prender fuego al cobertizo donde su padre guardaba las hojas de tabaco. El señor Green esa misma noche se dio cuenta de dos cosas: su hijo había desaparecido y su casa iba a oler a humo de tabaco durante las próximas semanas.

Johny cogió su mala leche y se puso a caminar hacia el Oeste, hasta que fatigado, paró en Tejas.

Cowboys vascos del siglo XXI.
Foto: Angi Gomal

En el Estado de la Estrella Solitaria pasó a ser conocido como “el Kentuckyano” o “el Rápido”. Creemos que era más conocido como “el Rápido”, porque para pronunciar el primer apodo hay que tener un dicción perfecta y un buen rato para deletrear “Kentuckyano”.

En el Oeste le sale la vena cantarina. Al pasar mucho tiempo solo se convierte en una especie de “pequeño ruiseñor de las praderas”. Y lo hacía muy bien, poseía una voz “hemosa, dulce, cálida, conmovedora y espiritual”.

Tras nueve años de cowboy decide, en este orden, entregar el lazo, vender las pistolas, abrazar a su caballo, comprarse un traje de ciudad y regresar a Kentucky.

Sus padres le reciben con los brazos abiertos y, por si acaso, le esconden la caja de fósforos. En un principio , se niega a ir a la iglesia, pero acaba acediendo a los ruegos de su madre. Tras un breve noviazgo con Mary, decide adoptar el hábito blanco y pardo e ingresar en la Abadía de Nuestra señora de Gethsemaní en Kentucky. Allí adopta el poco pendenciero   nombre de Joaquín María.

El abad Dom ( Deo Optimo Maximo, para Dios, el mejor y más grande) Benito Berger es el encargado de domar el fogoso carácter de nuestro cowboy. Al Dom no se le ocurre mejor idea que dejarse afeitar por Johny; éste, en uno de sus arrebatos, pierde los estribos y está apunto de rebanar el santo cuello del Dom .

John Wayne podría haber encarnado al cowboy-trapense.

Al trapense Johny sólo se le conoce un milagro, el que podríamos llamar como el de la “bayeta absorbedora”. Nuestro vaquero había quedado en el campo con su hermana y su hijo, muy débil por una enfermedad pulmonar. Se desata una tormenta y comienza a llover con furia divina. El pánico se apodera de ellos. Si el niño se moja podría encontrarse en  breve con El Creador. El trapense vaquero cobija al niño bajo su hábito y corre hacia la abadía. All llegar ambos están secos y a salvo. No es que sea un milagro muy espectacular, pero a nosotros nos vendría bien conocer cómo se hace. Así  evitaríamos mojarnos en las excursiones por la húmeda Guipúzcoa.

El resto de las vida espiritual del Cowboy-trapense es un tanto anodina. Finalmente, una enfermedad hepática le llevó a cabalgar a lomos de su fe por las infinitas praderas de Nuestro Señor. Cabalga en paz, Johny, cabalga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s