MANUAL DE BAÑOS DE MAR (I)

Con la llegada del verano, se abre la temporada de baño en las playas del  Cantábrico. En la actualidad, la gente se baña vestida de cualquier manera y no se adoptan las medidas profilácticas adecuadas. No hay decencia en la vestimenta ni rigor médico en la toma de baños de mar. Se ha convertido la canícula en un desfile de exhibicionismo y mal gusto. Nosotros queremos dar unas normas básicas que se deben tomar para las abluciones en el bravo Cantábrico.

Don Francisco de Paula y Madrazo nos hace una descripción playera de Deva (Guipúzcoa) en 1848:

“Todos los viageros han ido á Deva a bañarse. Un clima siempre suave y frecuentemente lluvioso despoja al baño de toda la ilusión y el goce que suele ofrecer en los paises meridionales. Por lo general se vá á la playa con paraguas para guarecerse en lo posible de una lluvia menuda y constante que es como una especie de preparación para el baño; y con esto dicho está que no puede entrarse en él con aquel entusiamo hijo del deseo de templar el ardor del cuerpo. El agua, sin embargo, cuanto más húmeda está la atmosfera, suele encontrarse más templada y más agradable.”

Se puede apreciar que, pasado el tiempo, el clima sigue igual de lluvioso. Los bañistas decimonónicos tenían unos usos y costumbres y que cumplir. El bañista moderno acude a su cita con el Cantábrico desvestido de cualquier manera. Don Francisco nos describe la etiqueta playera del siglo XIX:

“El cuadro que está presente durante la temporada de baños es de los más animados y vistosos. Unas veinte casetas de madera que se aproximan o se alejan del mar por medio de ruedas colocadas en su base sirven á los bañistas para vestirse y desnudarse. Robustos marineros, cuyas mugeres o hijas cuidan del servicio de las casetas, acompañan á las señoras durante el baño, las conducen de la mano y las levantan con sus nervudos brazos para librarlas del golpe de las olas…por lo que se refiere á los marineros, hombres semi-peces que pasan todo el dia en el agua, arrastrando todos los inconvenientes que para su salud puede traer este incómodo y mal sano ejercicio”.

¡Qué lujo!, ahora no hay robustos marineros que te eleven para evitar las olas. Contamos con socorristas que, para que te pongan la mano encima, te tienes que estar ahogando. Pedimos, exigimos, a las autoridades que contraten a los robustos marineros en paro para que nos eleven sobre las frías olas.

Cualquier baño pasado fue mejor.
Foto: Angi Gomal

La Concha también fascinó a Don Frascisco De Paula y Madrazo: “La playa de San Sebastián cuenta muchos apasionados, su tersa planicie, su finisima arena, y hasta la misma figura de una concha perfecta que tanto la embellece, justifican en alto grado esta pasion muy arraigada entre los bañistas. El acto del baño tiene aqui cierto colorido de solemnidad. En primer lugar hay separación de sexos. Las señoras se bañan en la parte del mar más cercana a la ciudad; los hombres en la que esta más lejos. Guardias civiles muy vigilantes están encargados del cumplimiento de esta ley que pudiéramos llamar del pudor. Para obedecer las condiciones de este en toda su rigurosa estension, no son hombres como en Deva, los que conducen á las señoras al agua, si no robustas muchachas, de tez curtida, que solo en el trage revelan su sexo”.

San Sebastián, cuna de misses España y habitat de lánguidas mujeres vestidas de sedas y tules, resulta que tiene un pasado en el que habitaban hembras andróginas. Ésto explicaría el aspecto de las féminas de la “izquierda abertzale”.

¡Morenaza!
Foto: Angi Gomal

El perspicaz viajero que es Don Francisco de Paula nos describe como eran aquellos trajes para bañarse que llevaban las señoras decimonónicas:

“Un largo y ancho ropon ceñido al cuello, y con mangas, de bayeta de color oscuro y un sombrero de paja de dos reales, es el trage de la mayoria de las señoras. Algunas, que ni en el agua quieren olvidar que son mugeres, llevan en vez de este trage, una camiseta corta, sin mangas, de bayeta de rayas, ceñida al talle por medio de un cinturon de charol y unos pantalones de la misma tela del vestido, cubriendo su cabeza con un casquete ó gorrita de de hule. Las unas parecen al salir de las casetas con su trage talar y su sombreron de paja unos peregrinos que se dirigen á la Tierra Santa; las otras, las del talle esbelto y airoso, nos recuerdanesos pagecillos de la edad media que servian á los principes y á los magnates de confidentes y correos de sus amores. El trage que llamaremos de peregrino es el que usan las mugeres mas gruesas ó de menos pretensiones; las delgadas ó las mas jovenes dan su preferencia al de page”.

Buceando en el pasado.
Foto: Angi Gomal

¿ Los hombres, dónde están los caballeros mientras se bañan las señoritas?, ¿quizás, en la taberna o en el casino?. Don Francisco nos desvela el enigma:

“El sexo- feo está en los baños de mar en una notable minoria. Ya sea que la virtus eficaz de las olas esté mas indicada y sea mas prodigiosa para los padecimientos del sexo hermoso…para cien señoras que se bañen, escasamente habrá una quinta parte de bañistas masculinos”.

La mayoría de los hombres se suben un monte cercano a ver el espectáculo: ” Las puertas de las casetas están ya entreabiertas; las señoras, disfrazadas con su trage de baño, miran por la rendija, si en derredor de la caseta hay muchos curiosos, y acechan el momento en que estos se alejan ó están más distraidos para plantarse de una carrerita desde la caseta al agua, sin embargo, son las mas de  las veces sorprendidas por imprudentes miradas…”.

Los mirones están al acecho y no pierden una oportunidad: ” Las mal cerradas puertas de alguna caseta, los trajes que se pegan al cuerpo al salir del agua, el ropon indiscreto que faltando á su mision no cubre bien toda la parte posterior de alguna señora gruesa, cuyo esposo de cansada vista no repara en la situacion…”.

Actualmente, los mirones se parapetan en la barandilla de La Concha o en alguna web guarrilla de chicas en bikini.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s