EL CASTILLO DE ABBADIA: UNA FANTASÍA ORIENTAL

castillo2

El castilo de Abbadia domina la costa de Hendaya.
Foto: Angi Gomal

En Hendaya, cerca de los acantilados, se recorta la silueta de un misterioso castillo.

puerta castillo Abbadie

Puertas de entrada a un lugar fascinante.
Foto: Angi Gomal

Para visitar el castillo Abbadia llegamos al final de la playa de Hendaya. Antes de que se acabe el arenal, pasamos junto a un muro y un paso que salva un escuálido arroyo. Nos desviamos a la derecha y alcanzamos una pista asfaltada. A la izquierda está la depuradora de aguas y a la derecha el Hospital Marino de Hendaya. Esta carreterita nos lleva a un aparcamiento. A nuestra izquierda se encuentra la puerta de acceso al “Domaine d’Abbadia”.

Este paraje ya lo visitamos con anterioridad, así que desde el aparcamiento subimos por la “rue d´Armatonde” hasta una rotonda.Nos desviamos a la izquierda, caminamos por una acera de la carretera “Route de la Corniche”. En pocos metros nos encontramos con una imponentes verjas que custodiadan el camino que enfila hasta el castillo.

castillo dibujo

Un paisaje de cuento.

El dueño del castillo era Antoine d´Abbadie Thompson, nacido en Dublín en el año 1810. Su padre tuvo que huir de la Revolución Francesa y recaló en Irlanda, donde contrajo nupcias con  Elisabeth Thompson. Su familia regresa a Francia en 1820. Antoine, desde niño, mostraba gran curiosidad por todo lo que le rodeaba. Un día le preguntó a su niñera: “¿Qué hay al final de la carretera?”, “Un río” respondió la niñera, “¿Y más allá de río?”, “Una montaña” replicó ella, “¿Y más allá de la montaña?”, volvió a preguntar el pequeño Antoine, “No lo sé nunca he estado”, le confesó la niñera, “Bien, dijó Antoine, yo iré y lo veré”.

Y efectivamente lo hizo.Viajó por Brasil, Egipto y Etiopía. Investigó sobre el origen de la raza negra, las fuentes del Nilo, y cartografíó las regiones altas de Etiopía. Durante once años recorrió Etiopía, viviendo la vida de los nativos y aprendiendo los cinco dialectos abisinios.

Antoine d´Abbdie también fue un estudioso de los más cercano, publicó trabajos sobre la cultura vasca y fue el creador de las fiestas vascas.

En 1859 se casa con Virginie de Saint-Bonnet du Dauphiné.

Muere en 1897, es enterrado en la cripta de la capilla del castillo. Su esposa se reuiniría con él cuatro años después.

cocodrilo castillo abbadie

Un pétreo cocodrilo guarda la entrada del castillo.
Foto: Angi Gomal

Este onírico edificio neogótico se construyó siguiendo los planos ideados por el prestigioso arquitecto Viollet-le-Duc. Las obras las llevó a cabo su discípulo Edmond Duthoit. La construcción se desarrolló entre los años 1864 y 1879.

Viollet-le-Duc escogió el estilo internacional “gothique castellisé”, se inspiró en modelos medievales, destacan el ornamento y la policromía.

perro y rana castillo Abbadie

El perro guardián y una rana.
Foto: Angi Gomal

La escalinata de  entrada está guardada por dos feroces cocodrilos de afilados colmillos.

La imaginación de madame d´Abbadie llenó todo de elementos decorativos arquitectónicos: serpientes, caracoles, perros, monos mirando por un telescopio. También le dio un aire irlandés al castillo, para evocar el lugar de nacimiento de su marido.

Cerrando el arco gótico hay una serpiente enrollada en el escudo de armas con las iniciales AB.

Una inscripción en gaélico refleja las intenciones de los habitantes del castillo: “Cead Mile Failtce”, “Cien mil bienvenidas”.

serpiente castillo Abbadie

Bienvenidos, visitantes.
Foto: Angi Gomal

En el vestibulo vemos el escudo de armas de la familia d´Abaddie, con la leyenda: ” Más ser que parecer. Mi fe y mi derecho”.

La primera impresión es deslumbrante: un oso, una pantera y un tapir tallados en madera, sirven de ménsulas a la escalera de Honor.

En la planta baja está la estancia clave: el observatorio. La creación de un lugar donde observar el firmamento era la primera vocación del edificio.

Funciona con un sistema de compuertas de apertura ubicado en una especie de alcoba delimitadas por un arco ogival. Con el telescopio es posible identificar el meridiano celeste (proyección del meridiano local en la bóveda celeste), de ahí el nombre de telescopio meridiano.

Este observatorio astronómico funcionó de 1879 a 1975. Los astrónomos del castillo d´Abbadia realizaron 14 catálogos estelares, representando aproximadamente unas 50.000 estrellas.

observatorio Abbadie

Telescopio del observatorio.

En esta planta podemos recorrer la capilla.La construcción y la decoración de la capilla sugieren la Capilla Imperial de Biarritz. En el muro opuesto al altar se abre un pequeño balcón, que da a la habitación de Virginie.

Antes  de subir las escaleras nos asomamos al salón árabe, un pequeña estancia donde Virginie recibía a sus amigos íntimos.

Avisamos al visitante que las habitaciones debemos verlas desde el umbral, un cordón impide el paso, suponemos que para que no desaparezcan los bellos objetos que adornan las estancias. Lejos de incomodarnos, nos hace sentirnos como “voyeurs” que se asoman a unas habitaciones que estuvieran todavía habitadas.

capilla de Abbadie

Aquí descansan Antoine y Virginie.

Al final de la escalera de Honor hay una bella estatua que sostiene una lámpara, es un joven esclavo, de nombre Abdullah, que Antoine d´Abaddie había comprado en Etiopía en 1843 para liberarlo.Contrario a la esclavitud, llevó al niño a su casa.

Abdullah se naturalizó francés y participó en la batalla de Magenta, donde los franceses, bajo el mando de Napoleón III, derrotaron a los austriacos. Esta batalla tuvo lugar en la ciudad italiana de Magenta. En 1859, se descubrió un nuevo color al que se le dio el nombre de la batalla, en recuerdo de la sangre derramada.

Abdullah tuvo un extraño final, al ser fusilado durante la Comuna, sin que se sepan los motivos.

escalera1

La deslumbrante escalera de Honor.

Las pinturas murales que representan escenas de la vida cotidiana etiope en el siglo XIX adornan la entrada al primer piso.

estatua Abdullah1

Estatua de Abdullah

La biblioteca es el corazón del castillo, lugar de trabajo y reflexión, es el símbolo del espíritu ecléctico de Antoine d´Abbadie. Las  estanterías está cubiertas por una galería de castaño, dos ménsulas de hierro con grandes pernos la sostienen. Tiene una decoración que prefigura el Art Nouveau.

La colección personal de Antoine ocupa la parte superior. Hay varias inscripciones en las vigas, escritas en idioma vasco, con sentencias como: “Quédate con Dios y Dios se quedará contigo” o ” Cada arbusto tiene su sombra”.

salón árabe1

Salón árabe

El resto de la habitaciones son espacios maravillosos  con nombres como la “Habitación de Etiopía”, Habitación de Jerusalén”, o la “Habitación del Emperador”.

elefante

El paquidermo barrita frases pétreas.
Foto: Angi Gomal

serpientes muro

La serpiente se arrastra por el muro.
Foto: Angi Gomal
gato y ratón

El gato y el ratón.
Foto: Angi Gomal

mono telescopio

Un mono observa el firmamento con un telescopio.
Foto: Angi Gomal

escultura hombre de troncos

Un homo sapiens observa el firmamento con un telescopio.
Foto: Angi Gomal

Nos da cierta pena abandonar el castillo. En la escalera de Honor, se puede leer una frase en latín:

“Tú, que con un espiritu amigo buscas la maison Abbadia, una mano suave te recibirá amigable, si por casualidadcruzas el umbral de mi casa, sé dichoso, que las horas pasen rápidas , y que la casa te dé felicidad”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s