DE DEBA A LEKEITIO: EXVOTOS MARINOS Y LA MAR PERDIDA

embarcaderos Deva

Embarcadero en la desembocadura del río Deba.
Foto: Angi Gomal

En este paseo costero saldremos de los límites de Guipúzcoa, para internarnos en territorio vizcaíno.

Llegamos a Deba/Deva en el “Topo”. En la misma estación, cruzamos las vías y llegamos al paseo Anes Arrinda, junto al río Deba.

Nos dirigimos al puente, actualmente cerrado al tráfico. Las marcas rojiblancas del GR-121″Vuelta a Guipúzcoa”, nos acompañarán hasta tierras vizcaínas. Nos separan 4 kilómetros de Mutriku/Motrico, el último pueblo costero de Guipúzcoa caminando hacia el oeste.

Atravesamos el puente, giramos a la derecha, y en un paso de peatones las señales nos llevan hacia la izquierda. Comienza una suave ascensión por un bosque que, de vez en cuando, nos permite admirar el paisaje costero.

silencio de las ovejas

El silencio de las ovejas.
Foto: Angi Gomal

Alcanzada la máxima altura, caminamos por un sencillo camino asfaltado, que entre caseríos y praderas, resulta relajante. Merece la pena detenerse a ver una fuente y un lavadero que hay junto al camino. Ya vemos Motrico/Mutriku, una sencilla bajada nos deposita junto al puerto.

VISTA MOTRICO

Motrico a la vista.
Foto: Angi Gomal

El caluroso mes de octubre nos invita al baño, y decidimos darnos un chapuzón en la vieja piscina de mareas. Con la pleamar, la piscina se llena de agua, con la bajamar, se retiran las aguas y nos queda una estupenda piscina de dimensiones olímpicas.Vemos que en la zona del nuevo espigón han construido otra.

piscina motrico

Piscina de mareas.
Foto: Angi Gomal

Junto a la piscina hay unas escaleras que nos conducen hasta la ermita de San Nicolás.La marcas rojiblancas nos indican la dirección a la playa de Saturrarán, serán 4 kilómetros.

saliendo motrico

Playa del puerto y nuevo espigón.
Foto. Angi Gomal

En la ermita de San Nicolás podemos ver un exvoto marinero. El término latino “exvoto”, a consecuencia del voto, es una ofrenda que se realiza para agradecer una gracia recibida de Dios, la Virgen o los Santos Celestiales. El exvoto que vemos es un moderno pesquero que cuelga del techo de la ermita. Este tipo de exvotos son agradecimientos por haberse librado de los terribles peligros que acechan en la mar, en forma de tempestades y naufragios.

Etimológicamente exvoto viene de la frase latina ex voto  a consecuencia del voto, y consiste en una ofrenda que se realiza a Dios, a la Virgen o a los Santos, en recuerdo de un beneficio recibido y aludiendo únicamente a los modelos de barcos toscos colgados del techo – See more at: http://www.laalcazaba.org/los-exvotos-marinos-por-angel-madariaga-de-la-campa/#sthash.9GdxKmjG.dpuf
Etimológicamente exvoto viene de la frase latina ex voto  a consecuencia del voto, y consiste en una ofrenda que se realiza a Dios, a la Virgen o a los Santos, en recuerdo de un beneficio recibido y aludiendo únicamente a los modelos de barcos toscos colgados del techo – See more at: http://www.laalcazaba.org/los-exvotos-marinos-por-angel-madariaga-de-la-campa/#sthash.9GdxKmjG.dpuf
Etimológicamente exvoto viene de la frase latina ex voto  a consecuencia del voto, y consiste en una ofrenda que se realiza a Dios, a la Virgen o a los Santos, en recuerdo de un beneficio recibido y aludiendo únicamente a los modelos de barcos toscos colgados del techo – See more at: http://www.laalcazaba.org/los-exvotos-marinos-por-angel-madariaga-de-la-campa/#sthash.9GdxKmjG.dpuf
Motrico-ermita San Nicolás

San Nicolás observa el exvoto.
Foto. Angi Gomal

El camino va tomando altura, pasamos junto al camping de Santa Elena, y más adelante bordeamos el camping Galdona.

Comienza un pronunciado descenso que debemos seguir hasta el final. En un momento veremos que las marcas del GR-121 señalan dos caminos distintos, debemos seguir hacia la derecha , descendiendo junto a un arroyo.

Alcanzamos el aparcamiento de la playa de Saturrarán, perteneciente a Mutriku, aunque diste varios kiómetros de su centro urbano.

playa saturrarán

La bella playa de Saturrarán.
Foto: Angi Gomal

Cruzamos el puente sobre el arroyo Mijos, ya estamos en Vizcaya. Un agradable paseo urbano nos deposita en Ondárroa, uno de los últimos bastiones de la flota pesquera vasca.

Nos topamos con el puente de Calatrava. Es exactamente igual que otros que hemos visto del insigne arquitecto, ¡siempre le sale el mismo puente!. Como tenemos la experiencia resbaladiza del puente de Bilbao, cruzamos por el bello puente de la Playa o Perrochico ( se pagaban cinco céntimos por cruzarlo), que nos deposita en la plaza Nafarroa Zugastia.

playa de Ondarroa

Ondárroa: playa de Arrigorri, al fondo, Saturrarán.
Foto: Angi Gomal

puentes Ondárroa

Ondárroa: en primer plano, puente de la Playa, al fondo, el de Calatrava.
Foto: Angi Gomal

Vemos la hermosa iglesia de Santa María, y nos la encontramos cerrada. Junto al templo tomamos la calle Txomin Agirre, una de las más empinadas que hemos visto en nuestro caminar. Estaremos atentos para desviarnos a la izquierda, y visitar la ermita de Nuestra Señora de la Antigua.

ermita antigua ondarroa.1

Ermita de La Antigua.
Foto: Angi Gomal

Milagrosamente podemos franquear la entrada a la ermita y contemplar en su interior los dos exvotos que cuelgan del techo del templo, un pesquero y un antiguo velero de cuatro mástiles, que parecen navegar por el espacio sagrado.

barco1-ermita ondarroa

Dios: protege a nuestros marineros.
Foto: Angi Gomal

José Antonio Lizarralde recoge algunos ritos ritos que se daban en la ermita. Para acabar con los dolores de cabeza, los lugareños se metían dentro de una de las campanas, rezaban tres avemarías, y golpeaban el badajo otras tantas veces, haciendo sonar la campana. Creemos que esto es menos efectivo que las recetas para curar la resaca, pero será cuestión de probarlo.

Los devotos también usaba a la Virgen como oráculo. Cuando había tempestad en el mar, algún parroquiano cruzaba la iglesia de rodillas y con los brazos en cruz, desde la entrada hasta el altar de la Virgen, y miraba la expresión de la Madre de Jesús. Si sonreía, los marineros que faenaban en la mar estaban bien, si ponía mala cara, habría que ponerse en lo peor.

barco2-ermita ondarroa

Navegando en la casa del Señor.
Foto: Angi Gomal

Retrocedemos sobre nuestros pasos. Ahora seguimos la marcas rojiblancas del GR-123 “Vuelta a Vizcaya”. Lamentablemente, la señalización es peor que en tierras guipuzcoanas, y debemos estar más atentos para no despistarnos. El camino nos conduce hasta el barrio de Goimendi (monte arriba), a la altura del caserío Ikaita Barri, nos desviamos a la izquierda. No tenemos la referencia exacta de los kilómetros que nos quedan, pero deben de ser unos 13 kilómetros.

ermita antigua ondarroa

A esta ermita se acudía para curar la enfermedades de la piel.
Foto: Angi Gomal

Esta parte de la excursión es la más monótona Perdemos la mar de vista, acabamos con sobredosis de pinos, y con tantos eucaliptos, nos sentimos como un paquete de chicles Cheiw. Por fin, llegamos a la ermita de San Lorenzo en el barrio de Asterrika.

Dejamos atrás la ermita, salimos a una carretera, y vemos que las marcas del Gr-123,indican hacia la izquierda, en dirección al monte Kalamendi. Podemos seguir esta opción, pero nosotros seguimos por la carretera y, al poco, veremos a nuestra derecha un caserío en  ruinas y una pista que parte de aquí.

Esta es la parte del paseo más proclive a despistes. No debemos abandonar la pista principal en ningún momento, y obviar los caminos que salgan de la pista principal. Estamos en un bosque más cerrado, y se pierde la perpectiva del mar.

Más pinos y eucaliptos, aunque el camino se ve que avanza en dirección oeste. El sendero desciende, y a nuestra izquierda vemos un pabellón, y enfrente unos viñedos de txakolí. Seguimos la carretera que va hacia la izquierda, que nos conduce a Medexa/Mendeja.

Es un pueblo disperso, compuesto por varios barrios y caseríos diseminados. Junto a la apenas percepible figura de la iglesia (tiene adosado un frontón cubierto y una casa en su fachada principal), vemos el cementerio, sitio que siempre que podemos visitamos en todos los paseos, sin intenciones de quedarnos permanentemente.

En su maginifica entrada, una inscripción nos advierte sobre lo efímero de nuestras vidas terrenales:

Anayaak
zuek orain zariana gulenguiñian
oraingariana zuek laster izangozara dirialako
labur larrita contuak gure lurreko egunak
P.TPN
JOB. C.XIV V.XXIX.

Hermanos,

lo que ahora sois vosotros lo fuimos nosotros antes,

lo que nosotros somos ahora vosotros lo seréis pronto,

porque son breves y difíciles nuestros días terrenales.

P.TPN

JOB. C.XIV V.XXIX.

cementerio Mendexa

Cementerio de Mendexa, recordándonos lo obvio.
Foto: Angi Gomal

Tomamos la carretera que desciende hacia Lekeitio/Lequeitio, hasta llegar al barrio de Likoa, la otra alternativa es continuar por la carretera, pero no nos apetece tragar kilómetros de asfalto.

isla san nicolás

Isla de San Nicolás.
Foto: Angi Gomal

Desde este barrio tomamos un sendero que discurre entre caseríos. Caminamos tranquilamente por un bosque de pinos y eucaliptos, hasta que tres perros sueltos salen a nuestro encuentro. En este momento recordamos que no hay que olvidar el bastón de montañero o el palo de toda la vida para solucionar estos imprevistos, por suerte, unos gritos y una buenas piedras resultan efectivas.

El camino da a la carretera que desciende hasta la playa de Karraspio, en el término municipal de Mendexa, aunque por cercanía pueda parecer que pertenece a Lekeitio. La visión de la isla de San Nicolás nos confirma que ha merecido el esfuerzo por los cansinos bosques de pinos y eucaliptos. Este islote tuvo en su suelo un monasterio, y parece que recogía a enfermos de lepra y tuberculosos. Con bajamar se puede llegar andando, pero la pleamar nos regala una imagen más inaccesible y, para nuestro gusto, más bella

Antes de regresar en el autobús de Pesa a tierras guipuzcoanas, pisamos la fina arena de la playa.

Nuestros fatigados pies nos lo agradecen, y decidimos darnos un baño no textil (nudista). Celebramos reencontrarnos con la mar perdida durante tantos kilómetros.

camino

Al final, nos fundimos con la mar perdida.
Foto: Angi Gomal

Anuncios

Un pensamiento en “DE DEBA A LEKEITIO: EXVOTOS MARINOS Y LA MAR PERDIDA

  1. Jorge dice:

    Preciosas la isla de san Nicolás y la playa de Saturrarán.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s